Para la familia: Conservado de mango

El mango es antioxidante, rico en fibra y en vitaminas A, B1, B2, B3, B5, B6, ácido fólico, C, E y K, y minerales como el calcio, fósforo, hierro, magnesio, manganeso, potasio, sodio y zinc.

Entre sus beneficios, fortalece el sistema inmunológico y los huesos, gracias a la vitamina K que contienen, ésta ayuda a mejorar la absorción del calcio y es útil para los niños que tienen falta de concentración en los estudios, ya que contiene ácido glutamina, que es bueno para estimular la memoria y mantener las células activas.

Es totalmente recomendado para las mujeres embarazadas y personas con anemia, debido a su contenido de hierro, el cual nuestro cuerpo absorbe gracias a su vitamina C.

Además, los mangos protegen el sistema cardiovascular, reduciendo el colesterol dañino, fortalecen los tejidos, previenen el envejecimiento prematuro, cuidan la piel, el cabello y la visión, mejoran la digestión, favorecen el tránsito intestinal, previenen el estreñimiento y ayudan a eliminar toxinas.

Baja en calorías, 100 gramos de mango, contiene unas 60 calorías. Se consumen al natural, verdes o maduros, en jugos, merengadas, jaleas, entre otras presentaciones gastronómicas.

Sin embargo, el Instituto Nacional de Nutrición (INN), te facilita una excelente manera de realizar tu conservado de mango.

Ingredientes:

3 kgs de mango
Agua
Envase de vidrio esterilizado o
Bolsa plástica transparente

Preparación:

Lavar los mangos y ponerlos a sancochar en una olla con suficiente agua por 5 minutos. Extraer con una cuchara la pulpa. Retirar del fuego y dejar enfriar. Luego almacene en frascos de vidrios previamente limpios y esterilizados o en bolsas plásticas transparente. Llevar al congelador.

Envasado al vacío:

Para conservar la pulpa en frascos de vidrio, luego de esterilizar los frascos y tener la pulpa, ponga una olla grande con suficiente agua para cubrir los frascos a la mitad. Cuando hierva, introduzca los frascos llenos hasta el cuello con la pulpa, sin tapar. Déjelos en el agua hirviendo 3 a 5 minutos, ponga las tapas sin cerrar completamente y retire de la olla. Cierre las tapas muy bien con mucho cuidado.

Deje reposar y almacene en un lugar limpio y seco.

Prensa INN / Erielis Díaz