Comparte el dulzor de este flan de auyama

Comienza el año disfrutando del dulzor de esta nueva preparación a base de auyama que el Instituto Nacional de Nutrición (INN) te presenta en esta oportunidad; comparte la versatilidad que ofrece este rubro y disfruta de sus propiedades nutricionales junto a tu familia.

Un gran porcentaje de las especies de auyama, también conocida en otros países como calabaza o zapallo, provienen del continente americano, de las plantas pertenecientes a la Curcubita, la primera planta sembrada en Mesoamérica con una antigüedad aproximada de 10.000 años, siendo en la época prehispánica cuando inició la apreciación de los frutos producido de esta planta.

La auyama es la preferida de muchos por sus diversos modos de preparación y su excelente fuente de nutrientes que benefician el buen funcionamiento del organismo, entre las que se encuentra su importante aporte de fibra, vitamina C, E y algunas del grupo B, potasio, calcio, magnesio, hierro, entre otros.

De esta manera, este rubro contribuye en el fortalecimiento del sistema inmunológico, por lo que previene ciertas enfermedades e infecciones del aparato respiratorio; igualmente, contiene betacarotenos, que reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y luchan contra los efectos de los radicales libres en la piel.

Esta hortaliza, gracias a los mucílagos, que consiste en una sustancia que suaviza las mucosas de los intestinos, mejora la digestión; al mismo tiempo, facilita la formación de glóbulos rojos y blancos.

Sorprende a tus familiares y amigos con este postre alternativo 4S (Sano, Seguro, Sabroso y Soberano) que te ofrece el INN.

Flan de Auyama

Ingredientes (5 personas):

2 tazas de auyama

4 unidades huevos

1 cucharada de jugo de limón

1 taza de leche

1 taza de papelón

1/2 taza de agua

Preparación:

Cocine la auyama en una olla con agua hasta ablandar. Bata los huevos en un recipiente. Incorporé la auyama, la leche. Mezcle bien. En un recipiente agregue jugo de limón, papelón, 1/2 taza de agua. A fuego bajo, prepare un caramelo hasta que esté de color oscuro. Vacíe en un molde para preparar quesillo. Incorpore la mezcla en el molde con el caramelo. Cocine en baño de maría en la cocina o en el horno durante 25 minutos o hasta que haya cuajado. Retire, dejé enfriar y desmolde.

Prensa INN